Este post es para todos los que se preguntan cómo consumir las semillas!

👉Las semillas presentan en su interior ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES, conocidos como OMEGAS. Son muy beneficiosos para el organismo ya que:
🔺Disminuyen el colesterol total
🔺Disminuyen el colesterol malo (LDL)
🔺 Aumentan el colesterol bueno (HDL)

👉Por eso, podría decirse que ejercen un efecto protector sobre el sistema cardiovascular.

👉 
Sabiendo todo esto, les cuento que hay DOS FORMAS de consumirlas: activas o inactivas.
1️⃣ Activas: Si a las semillas las hidratamos durante 8 a 12 horas, las trituramos o las tostamos, la cubierta externa que presentan es menos resistente a la digestión. Por eso, se recomienda someterlas a alguno de estos tres procedimientos si lo que queremos es aprovechar sus ácidos grasos esenciales.
2️⃣ Inactivas: Si a las semillas no las sometemos a ningún procedimiento, la cubierta externa que presentan es más resistente a la digestión. Por lo tanto, actúan como fibra, lo que quiere decir que “pasan de largo” y solo sirven para regularizar el tránsito intestinal.

💭 Cuál es la mejor forma de consumirlas?
🔊 De ambas formas son buenas para el organismo, aunque cumplen distintas funciones. Por eso cada uno tendría que decidir de qué forma quiere incorporarlas en base a sus necesidades.

💭 Si no las proceso me van a hacer mal?
🔊Cada persona es un mundo, no a todos nos caen bien o mal los mismos alimentos. Por eso lo mejor es probar tolerancia y ver qué tan bien me resultan a mí, para luego incluirlas o no en mi alimentación diaria.

💭 Sirven para bajar el colesterol y los triglicéridos?
🔊Sí pero no! Cuando entran en contacto con líquidos, forman un gel que vendría a ser fibra soluble. Esto reduce la absorción de azúcares y grasas, lo cual podría llegar a cooperar en algunas patologías. Sin embargo, no piensen que el colesterol o los triglicéridos van a bajar por comer semillas. Siempre la buena alimentación y el ejercicio van a ser las mejores estrategias.

⚠️ No compren semillas trituradas porque los ácidos grasos esenciales se oxidan al entrar en contacto con el medio ambiente, dejando de cumplir su función.

 

Fuente: Lic. en nutrición Estefanía Beltrami