Para mantener el equilibrio nutricional debemos tener 4 comidas importantes durante las horas que estemos despiertos. Ahora veamos por qué el desayuno es fundamental…

Desde el punto de vista fisiológico, la primer comida del día irrumpe un período de ayuno muy prolongado: las horas de sueño. Durante el sueño, muchas funciones cerebrales “se duermen” necesitando del aporte energético que les dará el desayuno para reactivarse para el día. Los nutrientes básicos para cumplir con este objetivo son las vitaminas, hierro, zinc y el calcio, entre otros minerales. Un desayuno completo se define como una equilibrada combinación de proteínas, lácteos, hidratos de carbono y frutas variadas que ayuda a un mejor rendimiento físico y psíquico.
tostadas

Los elementos básicos que debe contener el desayuno son:

Proteínas y lácteos en general: Leche, yogur, queso, huevo, etc.

Cereales: Tostadas, pan, cereales en copos, etc. Preferentemente integrales, para sentir mayor saciedad y regular el tránsito intestinal gracias a la fibra. Son un buen aporte de energía e hidratos de carbono a la dieta, ayudan a la presencia de glucosa que es nuestro combustible.

Frutas: Para aportar las vitaminas y minerales necesarios para el organismo y deben ser incorporadas diariamente.

→ Lo que debemos consumir en el desayuno varía y depende de nuestros requerimientos; si hacemos deportes y tenemos mayor desgaste energético, o si no hacemos ejercicio y no sufrimos desgaste físico.
                                            ♥ Siempre es recomendable que consultemos a un profesional ♥


    ¿Por qué es tan importante desayunar? 
 desayuno-elementos

• Ayuda a mejorar el balance de energía y nutrientes.
• Aumenta el rendimiento físico.
• 
Da alegría y buen humor. El desayuno aumenta la glucosa, lo que hace que el sistema nervioso funcione mejor y se vea en nuestro exterior.
• Ayuda a controlar el peso. Si se desayuna bien, no se tiene tanta hambre a lo largo del día y no picoteamos.
• Buen desempeño físico y mental. El hambre puede causar distracción. Se ha demostrado que desayunar está relacionado favorablemente con aspectos de la función de la memoria en personas de distintas edades.